Tuesday, June 27, 2006

El recital de Manuelcha Prado y la fiesta del 27 de mayo fueron un éxito, no solo en el aspecto económico si no también en el aspecto social y humano. Fue reconfortante contar con compañeros de varias asociaciones y ver tantas caras familiares y queridas entre los rostros del publico. Manuelcha nos deleito con su música y su voz, y de esta manera trajo hasta nosotros aires de fresca brisa peruana. Pudimos constatar una vez más que la cultura folklórica latinoamericana es poseedora de una enorme riqueza y colorido, disfrutamos del maravilloso don de este compañero y virtuoso de la guitarra, embelesados ante los acordes que llegaron a lo más hondo de nuestros corazones. Sergio Bonino actuó también esa noche interpretando temas de su autoría y de sus cuerdas salieron sones uruguayos que nos trajeron recuerdo de épocas pasadas. Es de resaltar la colaboración de compañeros de Bolivia Chasqui, Chile Generacional, paralelo60, UBV y ABF. Un agradecimiento especial a Karin Eklund que tradujo durante el espectáculo y a Alejandra que se quedó hasta el final trabajando y teniéndonos la vela a Olga y a mi. Hablando de Olga, les cuento que estuvo todo el día parada trabajando y que sin embargo le sobraron fuerzas para bailar ”Morir de plena” y otros temas más, un placer trabajar con una persona que posee tanta energía y positivismo. Mary estuvo con nosotras desde temprano; firme y con Ron alegre. Paula en la puerta hasta el final y sin desertar, no dejaba colar a nadie. Vilma de trabajo y baile en la cocina como debe ser para no perder el ritmo, María Pilar nos ayudo en la puerta, Carmen Miranda llevo a Toby (el can), pero igual le toco turno en la cocina. Cheo además de DJ y animador, se destapo como cantante y no quería soltar el micrófono ni cuando la fiesta se había acabado. El Gringo fue nuestro asador, de primera como siempre. Ambos Sergios, uno a cargo de la coordinación del espectáculo, el sonido y un millón de cosas más y el otro de taxista, mandadero y haciendo malabarismos por estar en todos lados. Carmen Blanco presentó el espectáculo con esa soltura y naturalidad que la caracterizan. Ricardo y Verónica nos dieron una enorme mano al encargarse del artista y el acompañante. Hugo y a Carloncho vinieron de nuestras vecinas ciudades; Estocolmo y Västerås para apoyarnos y colaborar con nosotros en esta actividad y al pobre Hugo hasta lo engancharon para trabajar, pero después se desquito con unos cuantos bailes. Nuestros gurises se pasaron, Joaquín un diablito con paciencia de santo, nos aguanto todo el día siendo uno de los últimos en irse con su papá. Isabelle, Daniel, Karim y Gabriel nos ayudaron con la venta de la rifa y en la puerta haciendo acopio de todos sus trucos y mañas para vender más números. Agradecemos a todos los que donaron cosas para la rifa y para el café y a todos los que nos acompañaron y se divirtieron junto a nosotros, los esperamos en las próximas actividades, nos encanto compartir con ustedes, gracias por ser solidarios y además divertidos. Quedaron en la caja, luego de pagar el artista, alquiler y otros gastos, aproximadamente 4.500 corónas. Veronika Engler Presidenta de Casa Uruguay de Uppsala






















El Sábado 29 de Octubre: Casa Uruguay de Estocolmo, de Västerås, de Uppsala, de Malmö y Agrupación En la Vía, organizaron una fiesta y velada cultural, a beneficio de los damnificados por el temporal que azoto a Uruguay el 23 de agosto de ese año. Desde Uppsala salió un ómnibus casi lleno.

Rodolfo Panfilio escribe:

La bacanal solidaria.-

14.211 es el número de coronas que se envían a Uruguay.
Ha sido una hermosa fiesta, si es que vale el lugar común, la que organizaron las Casa Uruguay de Uppsala, Vasteràs, Estocolmo, Gotemburgo, Malmo, con la ostensible participación de cuanto uruguayo se encontraba dentro de los paralelos.
La bacanal se desarrolló entre las 19 y el alargue de horario del día siguiente, así que los que todavía no habíamos perdido la conciencia por la embriaguez del baile, tuvimos la oportunidad de atrasar el reloj antes de tiempo, y seguir bailando.
Como todos los que estuvieron allí saben, nos divertimos en forma, y escuchamos toda clase de artistas y su música.
Lo que llamó bastante la atención a los concurrentes, es que cuando los de Uppsala ingresaron a sala, parecían la murga ganadora del último concurso de carnaval, desfilando sin mirar a los lados, directo a la milanesa y el vino. Y no sólo allí fueron grandes animadores, ya que cuando se trató de mover el cinturón, las caderas y los talones, al compás del tamboril, en fin, se notaba desde el Mallaren, el entusiasmo provincial.
La comida se terminó pronto, (aunque todos habían trabajado tanto en sus casas que todavía están tratando que se vaya el perfume a restaurante que quedó en el dormitorio), lo cual muchos imaginativos, superada la desilusión, sustituyeron con los variados líquidos que concurrían a la mesa.
Las empanadas, las milanesas, las pascualinas y tortas de todas clases, los alfajores… en fin, fueron hojas de otoño que se las llevó el viento, desparecieron rápidamente de encima de las mesas, los apetitos fueron solidarios.
Fuimos solidarios, si, pero nos divertimos como hacía tiempo no lo hacíamos.
¿Cuál es el misterio que recorre una fiesta que desde el principio tuvo el mejor de los espíritus (si es que se llama así) y éste se mantuvo hasta el final?
Quizá éste sea uno de los mejores saldos de la fiesta: más allá de la realidad de las 14.211.- coronas, que tanto se necesitan.