Tuesday, June 27, 2006











El Sábado 29 de Octubre: Casa Uruguay de Estocolmo, de Västerås, de Uppsala, de Malmö y Agrupación En la Vía, organizaron una fiesta y velada cultural, a beneficio de los damnificados por el temporal que azoto a Uruguay el 23 de agosto de ese año. Desde Uppsala salió un ómnibus casi lleno.

Rodolfo Panfilio escribe:

La bacanal solidaria.-

14.211 es el número de coronas que se envían a Uruguay.
Ha sido una hermosa fiesta, si es que vale el lugar común, la que organizaron las Casa Uruguay de Uppsala, Vasteràs, Estocolmo, Gotemburgo, Malmo, con la ostensible participación de cuanto uruguayo se encontraba dentro de los paralelos.
La bacanal se desarrolló entre las 19 y el alargue de horario del día siguiente, así que los que todavía no habíamos perdido la conciencia por la embriaguez del baile, tuvimos la oportunidad de atrasar el reloj antes de tiempo, y seguir bailando.
Como todos los que estuvieron allí saben, nos divertimos en forma, y escuchamos toda clase de artistas y su música.
Lo que llamó bastante la atención a los concurrentes, es que cuando los de Uppsala ingresaron a sala, parecían la murga ganadora del último concurso de carnaval, desfilando sin mirar a los lados, directo a la milanesa y el vino. Y no sólo allí fueron grandes animadores, ya que cuando se trató de mover el cinturón, las caderas y los talones, al compás del tamboril, en fin, se notaba desde el Mallaren, el entusiasmo provincial.
La comida se terminó pronto, (aunque todos habían trabajado tanto en sus casas que todavía están tratando que se vaya el perfume a restaurante que quedó en el dormitorio), lo cual muchos imaginativos, superada la desilusión, sustituyeron con los variados líquidos que concurrían a la mesa.
Las empanadas, las milanesas, las pascualinas y tortas de todas clases, los alfajores… en fin, fueron hojas de otoño que se las llevó el viento, desparecieron rápidamente de encima de las mesas, los apetitos fueron solidarios.
Fuimos solidarios, si, pero nos divertimos como hacía tiempo no lo hacíamos.
¿Cuál es el misterio que recorre una fiesta que desde el principio tuvo el mejor de los espíritus (si es que se llama así) y éste se mantuvo hasta el final?
Quizá éste sea uno de los mejores saldos de la fiesta: más allá de la realidad de las 14.211.- coronas, que tanto se necesitan.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home